Policía abate al asesino de su compañero

El subinspector del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional,Blas Gámez murió ayer al ser acuchillado por un individuo, que fue abatido a tiros por su compañero, en el portal de un edificio de la calle Sueca en Valencia.

Los hechos están relacionados con las investigaciones que lleva a cabo la Policía Nacional tras el hallazgo de una maleta junto a unos contenedores de basura en la avenida de Peris y Valero, con la calle Cabo Jubi, en el distrito valenciano de Ruzafa, en la madrugada del lunes al martes. Que contenía un torso de un hombre, con varias heridas por arma blanca, sin cabeza, ni brazos, ni piernas.

Policía fallecido en acto de servicio.

La Brigada de Homicidios abre inmediatamente una investigación para determinar la identidad del fallecido y las circunstancias del crimen. La investigación en torno al cuerpo descuartizado avanza a buen ritmo, dos agentes de la Brigada de Homicidios, se acercan al número 77 de la calle Sueca, apenas 300 metros del lugar en el que se hallaron los restos humanos. De acuerdo a sus pesquisas, allí podría residir un individuo que podría ser el autor material del horrible crimen.

La misión encomendada a los dos agentes era controlar al presunto autor del homicidio, para ello los agentes iban vestido de paisano. En torno a la una y media del mediodía, los dos policías han accedido al portal del número 77 de la calle Sueca. En un momento dado, y por circunstancias que aún no han trascendido, se han cruzado frente a frente con él sospechoso, que bajaba y le han pedido que se identifique. En ese momento, según ha indicado un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Valencia, el sospechoso ha sacado de la mochila que llevaba un cuchillo de unos 30 centímetros y ha acuchillado en varias veces al subinspector Blas Gámez, el compañero consigue empujar al agresor y abren fuego contra él con su pistola reglamentaria, el cual fallece casi instantáneamente. Este tenía unos 30 años y era de origen sudamericano, según han indicado las mismas fuentes.

En pocos minutos llegan los miembros del servicio de atención médica de urgencia (SAMU), pero nada pueden hacer para salvar la vida del subinspector Gámez y de su asesino.

La zona ha sido acordonada y se ha establecido un gran dispositivo policial. Un testigo, cuya vivienda está situada enfrente del edificio, donde se han producido los hechos, ha asegurado que varios agentes de policía han irrumpido poco después en un apartamento situado en la segunda planta del mismo inmueble. Coches y furgonetas de policía han recorrido intensamente las calles adyacentes en los minutos posteriores al suceso.

Un hombre brillante

La conmoción entre quienes le conocieron era ayer total y agentes de todos los cuerpos de seguridad expresaron su pésame a la Policía Nacional de Valencia, que ha perdido a una gran persona y policía.  A sus 51 años de edad, deja tras de sí mujer y dos hijos, uno de ellos menor de edad, y multitud de amigos que lo recuerdan como un tío genial y gran aficionado al deporte.

Blas Gámez era uno de los subinspectores más brillantes de la Policía Nacional en Valencia, participó en el esclarecimiento del ataque con ácido a un joven en una terraza de la plaza del Cedro en 2014,y en el doble crimen de la calle Císcar, entre decenas de otros homicidios, prueba de su gran pofesionalidada y buen trabajo, dan fe las varias condecoraciones que recibió por su trabajo, entre las cuales estaba la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco y dos Cruces de Dedicación al Servicio Policial por su trabajo en el Cuerpo Nacional de Policía, así como sus 83 felicitaciones públicas por resolver casos.

Este experto en investigación criminal valenciano, ingresó en la policía en el año 1989 y estuvo destinado hasta 1995 en el País Vasco, donde formó parte del Grupo Especial de Operaciones (GEO), tras regresar a su ciudad natal, fue ascendido a subinspector, y durante los últimos 22 años había prestado servicio de forma ininterrumpida en Valencia.

Gámez fue un hombre emprendedor. Regentó durante años dos conocidos gimnasios en la localidad de Torrent, donde entrenaba para sus participaciones en pruebas de triatlón y duatlón, a las que solía acudir los fines de semana.

Deja un comentario