Francisco: ‘Iré a Colombia como peregrino de esperanza y de paz’

Mañana miércoles empieza su viaje al país sudamericano. El Papa Francisco envía un mensaje al pueblo de Colombia con motivo de su próxima visita al país: “Que esta visita sea como un abrazo fraterno para cada uno de ustedes y en el que sintamos el consuelo y la ternura del Señor.”

 “Como peregrino de esperanza y de paz” parte el Santo Padre rumbo a Colombia el próximo miércoles 6 de septiembre. Así lo ha comunicado en el videomensaje que se ha hecho público el 4 de septiembre, a dos días de su visita apostólica al pueblo colombiano.

Un mensaje en el que el Papa aprovecha para volver a recordar el lema de este viaje: “Demos el primer paso”. Y es que para Francisco dar el primer paso es “ser los primeros para amar, para crear puentes, para crear fraternidad” tal y cómo asegura en su Videomensaje, pero también dar el primer paso anima “a salir al encuentro del otro y a extender la mano, y darnos el signo de paz”.

El Papa también comenta en el vídeo que se siente “honrado” de visitar esa tierrarica de historia; rica también de “hombres y mujeres que han trabajo con tesón y constancia para que sea un lugar donde reine la armonía y la fraternidad” y agradece, tanto al presidente de la República, como a los obispos de la Conferencia episcopal y en especial, al Pueblo colombiano, por la invitación a visitar Colombia.

Palabras del Papa Francisco en su mensaje al pueblo colombiano:

“Querido pueblo de Colombia, dentro de pocos días visitaré vuestro país. Iré como peregrino de esperanza y de paz, para celebrar con ustedes la fe en nuestro Señor y también para aprender de vuestra caridad y vuestra constancia en busca de la paz y la armonía.

 Los saludo cordialmente y doy las gracias, al señor presidente de la República y a los obispos de la Conferencia episcopal, por la invitación a visitar Colombia. También agradezco a cada uno de ustedes, que me acogen en su tierra y en su corazón. Sé que han trabajado -y han trabajado mucho- para preparar este encuentro. Mi agradecimiento a todos lo que han colaborado y siguen haciéndolo para que sea una realidad.

 “Demos el primer paso” es el lema de este viaje. Nos recuerda que siempre se necesita dar un primer paso para cualquier actividad y proyecto. También nos empuja a ser los primeros para amar, para crear puentes, para crear fraternidad. Dar el primer paso nos anima a salir al encuentro del otro y a extender la mano, y darnos el signo de paz. La paz es la que Colombia busca desde hace mucho tiempo y trabaja para conseguirla. Una paz estable, duradera, para vernos y tratarnos como hermanos, nunca como enemigos.

 La paz nos recuerda que todos somos hijos de un mismo Padre que nos ama y nos consuela. Me siento honrado de visitar esa tierra rica de historia, de cultura, de fe, de hombres y mujeres que han trabajo con tesón y constancia para que sea un lugar donde reine la armonía y la fraternidad, donde el Evangelio sea conocido y amado, donde decir hermano y hermana no resulte algo extraño sino un verdadero tesoro a proteger y defender. El mundo de hoy tiene necesidad de consultores de paz y de diálogo. También la Iglesia está llamada a esta tarea, a promover la reconciliación con el Señor y con los hermanos,  y también la reconciliación con el medioambiente que es creación de Dios y que estamos explotando de una manera salvaje.

 Que esta visita sea como un abrazo fraterno para cada uno de ustedes y en el que sintamos el consuelo y la ternura del Señor.

 Queridos hermanos y hermanas colombianos, deseo vivir estos días con ustedes con ánimo gozoso, con gratitud al Señor. Los abrazo con afecto y pido al Señor que los bendiga, que proteja vuestro país y les conceda la paz. Y a nuestra Madre, la Virgen Santa, que los cuide. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias y hasta pronto.”

 El cardenal en Colombia Rubén Salazar ‘Para el Papa es una alegría llegar a un país donde ya hay un acuerdo concreto para empezar a construir la paz’

El cardenal Rubén Salazar habla en una entrevista del viaje del Papa Francisco a Colombia y muestra su esperanza en que esta visita apostólica ayude a “empezar decididamente la construcción de un país nuevo”.

El cardenal colombiano Rubén Salazar Gómez, presidente del CELAM, ha concedidouna entrevista al diario El Tiempo en la que ha hablado de la próxima visita apostólica del Papa Francisco a Colombia y ha destacado la especial importancia que el pontífice da a este país.

“Quiero subrayar que rara vez visita un solo país, y rara vez le dedica a ese país los cuatro días que nos va a dedicar. Eso significa que le da una especial importancia a nuestro país“, asegura el purpurado colombiano.

El cardenal Salazar ha manifestado su esperanza en que la visita del Santo Padre ayude a los colombianos a “empezar decididamente la construcción de un país nuevo” dejando atrás no sólo la guerra, sino también “todo aquello que ha conducido a situaciones de inequidad”.

A pesar de esta esperanza, el presidente del CELAM advierte de que “no es automático que el Papa venga, dé unos discursos muy bonitos y el país cambie”, sino que es necesario un cambio de los corazones. “Queremos que a partir de esta visita seamos capaces de escuchar, que hayamos aprendido de la experiencia triste de que somos tercos y reacios a escuchar los mensajes de paz”, señala.

En relación con el proceso de paz, el cardenal Salazar afirma que el diálogo entre el Gobierno y la guerrilla es un proceso que no solo el Santo Padre, sino también la Iglesia en Colombia siempre han apoyado. Sin embargo, el prelado indica que hay que distinguir entre el proceso y el acuerdo de paz: “Otra cosa es el acuerdo que se logró. Ahí es donde uno puede estar o no de acuerdo”.

Salazar asegura que “la Iglesia en Colombia generalmente ha dicho que es un buen acuerdo” y que el papa “apoyó sin duda que se llegara a ese acuerdo del cese definitivo de hostilidades y de reinserción plena de la guerrilla en la vida civil”. El purpurado considera, asimismo, que para Francisco “es una alegría llegar a un país donde ya hay un acuerdo concreto para dejar la guerra y empezar juntos a construir la paz”.

A continuación, puede leer algunos fragmentos de la entrevista de José Alberto Mojica, Subeditor de Vida de Hoy, al cardenal Rubén Salazar publicada en El Tiempo: 

¿El Papa le tiene fe a Colombia?

Sí. El Papa siempre ha creído en las riquezas de Colombia. Yo cuento una anécdota: desayunamos juntos el día en que se posesionaba. Yo le dije: “santo padre, ¿qué mensaje le manda a Colombia?”. Y él me dijo: “Que siga siendo un faro de luz para el mundo”.

Él siempre apoyó el proceso de paz…

Hay que distinguir entre el proceso y el acuerdo de paz. El proceso es el diálogo entre el Gobierno y la guerrilla. Ese es un proceso que no solo el santo padre, sino la Iglesia en Colombia siempre apoyaron. El día en que se iniciaron las conversaciones en La Habana yo, como presidente de la Conferencia Episcopal, emití un comunicado para apoyar plenamente el proceso que se iniciaba.

Otra cosa es el acuerdo que se logró. Ahí es donde uno puede estar o no de acuerdo. La Iglesia en Colombia generalmente ha dicho que es un buen acuerdo, ha estado con él. El santo padre siguió con mucha atención el proceso y apoyó sin duda que se llegara a ese acuerdo del cese definitivo de hostilidades y de reinserción plena de la guerrilla en la vida civil. Entonces, para el Papa es una alegría llegar a un país donde ya hay un acuerdo concreto para dejar la guerra y empezar juntos a construir la paz. 

¿Qué significa que el Papa venga a un país como el nuestro?

Quiero subrayar que rara vez visita un solo país, y rara vez le dedica a ese país los cuatro días que nos va a dedicar. Eso significa que le da una especial importancia a nuestro país. 

El eslogan de la visita papal es ‘Demos el primer paso’. ¿Qué significa?

Demos el primer paso en una reconstrucción del país en el sentido de la fraternidad y la solidaridad. No solo se trata de dejar atrás la guerra, sino también de dejar atrás todo aquello que ha conducido a situaciones de inequidad, que han estado en la raíz de la violencia de Colombia. Se trata de que la visita del santo padre nos ayude a decir: “Vamos a dejar atrás todos esos fangos que nos impiden caminar y a empezar, decididamente, la construcción de un país nuevo”.

Cuando vinieron Pablo VI y Juan Pablo II hablaron de la necesidad de construir un país más justo con los más pobres. ¿Se atendieron esas recomendaciones?

No, desafortunadamente. Los grandes mensajes que nos dirigió Pablo VI cayeron en oídos sordos. Y el eslogan de la visita de Juan Pablo II fue: ‘Con la paz de Cristo, por los caminos de Colombia’. Eso fue en los 80, cuando ocurrió lo contrario: se recrudeció la violencia. Esto significa que no es automático que el Papa venga, dé unos discursos muy bonitos y el país cambie.

¿Y eso de qué depende?

De los corazones. Por eso, un punto fundamental para la visita del Papa ha sido preparar los corazones. El país cambiará en la medida en que cambiemos los colombianos. El país no cambia solo con medidas estructurales o con constituciones nuevas (ahora tenemos la alharaca de que para todo debe haber una constituyente). Queremos que a partir de esta visita seamos capaces de escuchar, que hayamos aprendido de la experiencia triste de que somos tercos y reacios a escuchar los mensajes de paz. 

Deja un comentario