Detienen un coche con 8 personas, en dirección prohibida y con el conductor borracho y drogado

La Policía Local detuvo un coche que circulaba en dirección prohibida, con ocho pasajeros y cuyo conductor iba borracho y drogado. El coche fue interceptado en Castilleja de la Cuesta, y no tenía la ITV pasada ni el seguro en vigor. Acudían a San Juan de Aznalfarache a las 8.00 de la mañana tras pasar la noche de fiesta.

 El conductor dio positivo el cocaína, anfetamina y cannabis

La Policía Local de Castilleja de la Cuesta (Sevilla) ha interceptado a primeras horas de la mañana de este domingo —en torno a las 8:00 horas— a un vehículo que circulaba por una calle en dirección prohibida, en cuyo interior viajaban ocho personas, y que era conducido por un hombre que ha dado positivo en alcohol y drogas. Además, según ha informado el Ayuntamiento de dicha localidad sevillana en un comunicado, la calle en la que se ha localizado este vehículo presenta, por su configuración, un mayor riesgo para la circulación.

Una vez que los agentes procedieron a dar el alto al conductor, se percataron de que en interior del mismo había hasta un total de ocho personas, pese a que el vehículo está configurado para el transporte de un máximo de cinco. Al continuar con las gestiones policiales se verificó que dicho vehículo carecía de la Inspección Técnica, y tampoco tenía el seguro en vigor. Los agentes pudieron percatarse de que los ocupantes del vehículo venían de fiesta, “sin ser conscientes del peligro que estaban generando a otras personas y a ellos mismos”.

Así, los agentes procedieron a realizar las pruebas de alcohol y drogas al conductor, identificado como A. S. D., de 49 años de edad y vecino de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), localidad a la que, según refieren, se dirigían tras “terminar la fiesta”, arrojando éste un resultado positivo en alcoholemia, duplicando el máximo permitido en aire espirado, así como dando positivo en las pruebas de drogas en sustancias como cocaína, anfetamina y cannabis.

Finalmente, los agentes actuaron legalmente contra el conductor, procediendo a la inmovilización del vehículo, al que se le colocó el correspondiente cepo de seguridad para evitar que fuera nuevamente usado sin haber levantado la inmovilización, y “evitando de forma preventiva lo que era un peligro para la circulación y los viandantes”.

Foto: Policía Local de Castilleja de la Cuesta (Sevilla)

Deja un comentario