Sandra Mínguez, número dos valenciana de Podemos, dimite de todos sus cargos

La hasta ahora diputada de Podemos en las Corts Valencianes Sandra Mínguez ha entregado este lunes su acta de parlamentaria y ha hecho efectiva asimismo su dimisión del Consejo Ciudadano Valenciano de Podem por “motivos personales”, según ha informado el partido en un comunicado.

La llamada a ser nueva portavoz de Podemos en las Corts Valencianas ha dejado su acta como diputada y todos sus cargos en la formación morada. Sandra Mínguez, numero dos en la lista con la que Antonio Estañ alcanzó el junio la secretaría general en la Comunidad Valenciana, ha anunciado este lunes que abandona la política por motivos personales.

El secretario general ha explicado que Mínguez retoma su trabajo como maestra y le ha agradecido todo el trabajo prestado. La que fuera portavoz de Educación en las Corts Valencianes aspiraba a ocupar el puesto de síndica en sustitución de Antonio Montiel. Ahora ha anunciado que permanecerá como militante de base en la formación.

Se trata de una baja significativa en el nuevo equipo de Estañ, quien fue elegido en la Asamblea Ciudadana valenciana a la que Montiel decidió no presentarse. Sandra Mínguez y la diputada en el Congreso Àngela Ballester fueron las dos voces valencianas en la dirección estatal de Podemos tras la primera asamblea de Vistalegre. Las dos se distanciaron de Pablo Iglesias con posterioridad.

La persona que, según la lista electoral, debería sustituir a Mínguez en la Cámara autonómica es la periodista Lola Bañón, asesora y responsable de Comunicación del grupo parlamentario. No obstante, la decisión todavía no está tomada.

En un comunicado hecho público a través de su perfil de Facebook, la ya exdiputada ha explicado que ha sido una decisión “muy difícil” pero meditada. Mínguez ha hecho un repaso por su trayectoria en Podemos, desde que comenzó sus vínculos con el embrión de la formación durante el 15M hasta ahora.

Mínguez llegó a ser secretaria de Organización durante el mandato de Antonio Montiel, quien la destituyó del cargo de forma intempestiva. Empezó entonces un proceso de acercamiento a los sectores críticos que se tradujo en su inforporación a la candidatura de Antonio Estañ que acabó obteniendo la mayoría como una tercera vía frente a sendas listas apoyadas por Montiel, alineado con Íñigo Errejón, y por partidarios de Pablo Iglesias, respectivamente. Durante este acercamiento, su nombre sonó como portavoz, ya que por criterios de paridad se preveía que el relevo de Montiel fuera una mujer, aunque el nuevo líder no ha dado signos de apostar por ella en ningún momento.

“Trabajé en mi responsabilidad como secretaria de Organización de Podem en el Pais Valencià, sin medios económicos, pero contando con la opinión, la colaboración y el trabajo de muchas compañeras hasta que el entonces secretario general de Podem decidió cesarme. Si algo me dolió de aquella destitución fue ver cómo se os apartó a tanta gente de un proyecto que habíais visto nacer y al que habíais ayudado a dar los primeros pasos de forma completamente altruista, voluntaria y desinteresada”, ha criticado la exparlamentaria en su comunicado.

De Antonio Estañ y el diputado autonómico César Jiménez, que podría ser el que se hiciera cargo de la portavocía parlamentaria, afirma Mínguez: “Son dos de las mentes más brillantes que he conocido en Podemos y con un corazón a la altura de sus capacidades y compromiso con el proyecto”.

Deja un comentario