Un estudio revela que el rey Leovigildo fundó en 550 el yacimiento visigodo de València la Vella en Riba-roja

Retrato imaginario del rey Leovigildo, de Juan de Barroeta. Ca. 1854-1855. (Museo del Prado).

Un estudio de un grupo de investigadores ha revelado que el yacimiento arqueológico de València la Vella, ubicado en el término de Riba-roja de Túria, se fundó en el año 550 por parte del rey Leovigildo por su “ubicación estratégica” en la época.

Un grupo de investigadores ha constatado que el yacimiento arqueológico de València la Vella, ubicado en el término de Riba-roja de Túria, se fundó en el año 550 por parte del rey Leovigildo por su ubicación estratégica y estuvo habitado hasta el año 700 aproximadamente.

Esta fecha coincide con la llegada de los musulmanes en el 713 y su función tendría un carácter básicamente militar, basado en el centro fortificado que se construyó asentado sobre un área de 4,8 hectáreas de extensión.

Según ha informado el Ayuntamiento de Riba-Roja de Túria, esta conclusión ha sido posible gracias a las aportaciones que se han desprendido a partir de las numerosas cerámicas halladas el pasado mes de julio en este enclave.

Los hallazgos recientes forman parte del “II Curso de arqueología cristina y visigoda en València la Vella”; que se ha llevado a cabo entre el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria, el área de Cultura de la Diputación de València y el Institut Català d’Arqueologia Clàssica, dirigido por un equipo de investigadores formado por Josep Maria Macias, Albert Ribera y Miquel Rosselló.

A parte de los hallazgos de este verano, el año pasado aparecieron tres torres de la antigua muralla y diversas ánforas procedentes de Ibiza, el mar Egeo y Túnez, que permitieron descubrir otras partes del antiguo yacimiento, como una gran plaza en la parte baja, varios muros y numeroso material y objetos de la antigua fortificación.

Los hallazgos de este año han constatado que el final de València la Vella “no se debió al poder de destrucción de sus oponentes, sino al lento abandono que tuvo lugar entre finales del siglo VII e inicios del VIII, lo que supone contradecir la creencia de que finalizó 50 años antes”.

Estos hechos han permitido deducir que el yacimiento y el palacio del Pla de Nadal, también de época visigoda, se sucedieron el uno al otro sin coincidencias temporales.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha agradecido el “excelente trabajo que han realizado los investigadores, los expertos y los estudiantes que han participado en este proyecto” y, que “nos ha permitido conocer con mayor profundidad nuestras raíces históricas, al tiempo que constituimos un reclamo turístico importante como fuente de riqueza para la localidad”.

Está prevista la redacción de un plan director para definir los usos del espacio y la organización de un proyecto para crear un gran parque arqueológico que permita realizar el primer paso para abrir este yacimiento a la sociedad, de forma que en un futuro a medio plazo pueda ser visitado, estudiado y disfrutado por todos los visitantes de este emplazamiento, único en la Comunitat.

Deja un comentario