La Guardia Civil detiene a 17 miembros de una red especializada en alunizajes y butrones

La Guardia Civil ha informado este viernes de la desarticulación de una red especializada en alunizajes y butrones con la detención de 17 de sus presuntos integrantes por su presunta implicación en una treintena de robos perpetrados en Madrid, Burgos, Toledo, Valencia, Zamora, Cuenca y Ávila.

La investigación a esta red tuvo su origen en octubre pasado a raíz de un robo en una tienda de telefonía móvil de Rivas Vaciamadrid, haciéndose cargo de la investigación agentes pertenecientes al Puesto de la esa localidad madrileña.

Los integrantes de este grupo, desarticulado en la llamada Operación Nápoli, adoptaban medidas de seguridad exhaustivas y en el momento de su detención estaban asentados en barrios de la periferia de Madrid y en la provincia de Toledo, cambiando de vivienda con asiduidad, así como de vehículo, para evitar ser detectados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Atracos bien estudiados

El grupo investigado, al que se suman otros dos imputados, realizaba antes un estudio pormenorizado del lugar donde perpetraría el robo, decantándose por tiendas de telefonía móvil, que atracaban con la técnica del alunizaje con vehículos de alta gama que habían sustraído previamente.

Entre los integrantes del grupo destaca además la presencia de varios individuos con gran destreza en la apertura de cajas fuertes y en el uso de lanza térmica así como, en la manipulación de los sistemas de seguridad.

En sus desplazamientos, este grupo se caracterizaba también por su peligrosidad, ya que en caso de ser sorprendidos por unidades policiales emprendían la huida a alta velocidad en vehículos de gran cilindrada, no dudando en embestir a los agentes, y provocando un gran riesgo para los usuarios de las vías.

Además no dudaban en utilizar la conducción temeraria como método disuasorio, para evitar que las Fuerzas de Seguridad detectaran el vehículo cargado con el material sustraído, sacrificando así a alguno de los miembros de la banda que sabían que tras ser detenidos por esta causa, serían puestos en libertad.

Una vez fueron identificados todos los integrantes del grupo, los agentes lograron ubicar seis domicilios y procedieron a las detenciones, en el barrio de Usera-Villaverde de Madrid y en la localidad toledana de Seseña.

A los 17 detenidos, con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años y que suman más de 100 antecedentes, se les atribuyen 32 hechos delictivos: robo con fuerza, robo de vehículos y atentado contra agentes de la autoridad.

Deja un comentario