Diversas organizaciones valencianas “Contra su falsa justicia y su manipulación: por el poder obrero”

9d677153-2a0a-414c-9a75-7d173897bd84España es un país joven en democracia, una ligera conversación con nuestros mayores es la mejor forma de confirmarlo. Primero vino la transición como soplo de aire fresco y vitalidad política, después nos vimos embaucados por un bipartidismo aparentemente contradictorio, pero que acabó englobando a los dos partidos principales en la misma burbuja que explotaría en 2007 para la desgracia de muchos y los bolsillos de algunos pocos.

Ahora, lo que parecía la regeneración política que marcaría un antes y un después con la irrupción de formaciones como Ciudadanos o Podemos, ha resultado ser otra ilusión bipartidista, y los ciudadanos españoles cada vez miran con mayor desprecio hacia las urnas que humedecían los ojos de las generaciones anteriores. ¿Nos hemos vuelto intolerantes a la libertad? o ¿su libertad se ha vuelto intolerante a nosotros? Parece una chorrada, pero la respuesta es tan simple como decidir entre salir a la calle o volver a esperar otros 4 años.

Hace cinco años desde la última huelga general de trabajadores de este país. Cinco años. Hace cuatro años exactamente desde que compañeros de trabajo, organizaciones e individualidades decidieron marchar a Madrid donde bajo el lema de “Pan, trabajo, techo y dignidad” hicieron temblar los cimientos del silencio mediático e institucional. Cuatro años. Eso sí, no hace ni dos meses de la absolución de la Infanta Cristina o del trato preferencial hacia Blesa y Rato en los tribunales por su comportamiento “intachable”, mientras siguen deteniendo a personas por twittear, componer canciones políticamente “incorrectas” o directamente robar un pan para comer.

Es por esto por lo que este próximo sábado 25 de marzo diversas organizaciones valencianas han decidido juntarse para convocar una manifestación a las 18:00h en la Facultad de Geografía e Historia de la ciudad de Valencia bajo el lema “Contra su falsa justicia y su manipulación: por el poder obrero”. Una movilización que ha contado con agrupaciones politizadas pero sobre todo con organizaciones de los barrios, dedicadas a dinamizar la vida vecinal y cubrir las necesidades que al parecer no pueden cubrirse en la periferia de la ciudad.

Porque nadie puede quitarnos el derecho a salir a la calle, a apoyar a los trabajadores en su día a día cada vez más precario, a ser la voz de los silenciados en este país.

Deja un comentario